logo DyS

Control de plagas urbanas en Zona Norte GBA Y CABA

LOS ROEDORES
Las especies Rattus norvegicus y Rattus rattus  son de mayor distribución mundial. Son especies cosmopolitas. Son llamadas “antropófilas” por la proximidad y dependencia con los humanos y porque compiten con éstos a nivel de espacio y alimenticio. Son muy prolíficos, las ratas están en condiciones de reproducirse desde los 3 meses de edad. El período de gestación es de aproximadamente 21 días, en cada parto producen de 6 a 12 crías y una sola rata hembra es capaz de quedar preñada 3 a 5 veces al año.
Todos los roedores tienen en común el hábito de roer, lo que les ha dado el nombre a este grupo de mamíferos. Los roedores son muy voraces, capaces de consumir hasta un 10 % de su peso cada día, comen pan, papel, sogas, manteca, jabón, velas de cera, queso, tocino, granos, harinas, etc. Tienen el gusto muy desarrollado, lo que les permite distinguir hasta el más pequeño ingrediente de una comida elaborada, esto los hace recelosos de los venenos si estos no están perfectamente elaborados y colocados por profesionales. Cada grupo territorial tiene particulares “preferencias alimenticias”; mostrando una marcada direccionalidad en la selección de determinado tipo de alimentos (hábito). Cuando se les presenta un alimento o cebo nuevo tienen neofobia a sabores nuevos o desconocidos, pero luego de un rechazo de varios días, comienzan a consumirlo normalmente los roedores pueden ser vehículo de muchas enfermedades transmisibles a los seres humanos y animales. Tal es el caso de la Peste bubónica, Tifus murino y Rickettsiosis vesicular, Leptospirosis, Rabia, Teniasis, Triquinosis, enfermedad de Ebola, Hantavirus, Hepatitis, Fiebre tifoidea, Tuberculosis, Cólera, Salmonedosis y otras. 

Las cucarachas domésticas pertenecen a un grupo filogenéticamente muy antiguo
(320 millones de años). Muestran claras preferencias nocturnas. Hay más de 3.500 especies. Entre las especies más frecuentes se pueden considerar: la cucaracha rubia o alemana Blatella germanica, que es la más usual en America y Europa, la negra Blatta orientalis, algo menos frecuente en nuestros lares y la americana Periplaneta americana. Sus huevos se alinean de dos en dos en una ooteca, que es expulsada al exterior, aunque algunas especies pueden transportarla durante algunas semanas.
Son muy resistentes a los insecticidas habituales y su densidad de población puede ser alta en determinados lugares (cocinas, comercios, depósitos, etc.) donde es muy difícil erradicarlas, por eso es tan importante el control sanitario por especialistas.

Al comer los alimentos humanos pueden contaminarlos con bacterias, especialmente salmonellas, con quistes de protozoos, con virus, especialmente Coxackie, y con hongos Aspergillus que transportan tras haber contactado con heces en las alcantarillas donde se refugian.
LAS CUCARACHAS
​​​​​​​Se han realizado investigaciones comprobando que pueden llevar consigo, ya sea en la superficie de su cuerpo o en el intestino las siguientes bacterias: - Lepra (Mycobacterium leprae) – Peste bubónica (Pasteurella pestis) - Disentería (Shigella alkalescens) - Diarrea infantil (Shigella paradysenteriae) - Infecciones en tracto urinario (Pseudo aeruginosa) - Inflamaciones y absesos (Staphylococcus aureus) - Formación de pus (Staphylococuus spp) - Infecciones urogenitales e Bredeney y S. oranienburg) Gastroenteritis (Paracolobactrum aerogenoides, P. Coliforme y Salmonella morbificana) Infecciones intestinales (Salmonella anatis) - Fiebre tyfoidea (Salmonella typhosa).
Varios estudios muestran que pueden adquirir, mantener y excretar ciertos virus. (Coxsackie virus y varias razas de poliomyelitis. También se sospecha que son vectores de Hepatitis infecciosa). Se han reportado 4 especies patógenas de protozoos. (Balathidium coli, Entamoeba histolyca, Giardia Intestinalis, Toxoplasma gondii). Aspergillus fumigata y A. Niger.